fb Bajo la Lupa: Ahhhh...

Bajo la Lupa


"Me describe la mirada, me describe el pensamiento, me describe la música en mis oídos, el palpitar de mi corazón y la fuerza de mi respiración, pero lo que mejor me describe es la forma en que contemplo mi mundo"





domingo, noviembre 16, 2008

Ahhhh...




Es imposible olvidar como se siente pisar la arena y sentir que por unos cuantos segundos las olas del mar te cubren los pies, pero cuando lo vuelves a sentir de nuevo, cuando cierras los ojos y no escuchas más fondo musical que el golpe de las olas sobre la arena, no te queda más que suspirar y captar el momento.
Tenía ya más de tres años de no ir a la playa y lo veía como un sueño un poco lejano sin embargo se presentó un viaje gracias a un premio y aunque por un momento creí que nuestro viaje se vendría abajo gracias a la línea Aladia que cerró operaciones a unas semanas de partir quedándose además con nuestro dinero, pensamos que aún así valía la pena hacer una nueva reservación con otra línea pues las estadía gratis y todo incluido en el hotel de Cozumel valían la pena.
Así que en pleno mes de noviembre tomamos las que parecen todas unas vacaciones de verano, volamos a Cancún y de ahí en ferry a Cozumel, fue una experiencia diferente, nunca habíamos ido a la playa con niños y además por la temporada había cosas que nos parecían extrañas como el hotel semi desolado y los horarios de poca luz de día.
Con los niños nos fue mejor de lo que hubiera creído, se adaptaron fácilmente al trote, jugaban en la arena largo rato y cuando el cansancio los vencía se tiraban en un camastro bajo la palapa mientars nosotros podíamos tomar el sol y también unas bebidas, además de platicar tranquilamente, sin prisas, sin más ruido que el mar.
Los horarios eran extraños, a las 5:00 PM empezaba a oscurecer lo que nos obligaba un poco a subir al cuarto y prepararnos para la cena la cual hacíamos regularmente a las 6 o 7 de la tarde, pero eso sí al llegar las 9 de la noche ya estábamos plenamente dormidos para despertar a las 5:30 AM y empezar nuestro día temprano, una diferente forma de disfrutar y descansar.
Un día decidimos rentar un jeep y recorrer todas la costa, llegamos hasta la punta de la isla donde hay playas realmente hermosas, cristalinas y sin un metro de urbanización cerca, ahí nos bajamos un rato, tomamos el sol y jugamos en la orilla con la arena, después llegamos a comer a un sitio llamado Coconuts al que hay que subir varias escaleras para poder desde lo alto apreciar el océano y dicen que por las noches, hasta se logra ver los reflectores iluminando Cuba la cual se encuentra desde ahí a solo 90 millas.
Ahora estamos de vuelta a la realidad, con las baterías recargadas y esperando que para volver, no tengan que pasar varios años de nuevo.

Etiquetas:

Escrito por Patricia a las 9:56 a. m.

5 Comments:

que gran viaje Paty! la verdad es que extraño el solecito y la playa, pero que bueno que has recargado las pilas..
un beso

12:07 p. m.  

Cozumel es otro mundo, pareciera que estas en otra dimension. Que bueno que el viaje sirvió para que se relajen y convivir con toda tu familia... Es un gustaso volver a leerte...

saludos..

1:24 p. m.  

Que bien les cayo el premio...Me alegro que disfrutaran tanto!!!
Besos!!!

9:29 p. m.  

Uuuy... y si vieras su mundo submarino!... inquietante :)

Que gusto leerte así Pochoa, deseo que no pase mucho tiempo para tu próximo encuentro con el Oceano...

De vuelta... again ;)

1:29 p. m.  

anhelo irme de vacaciones

7:36 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home