fb Bajo la Lupa: agosto 2008

Bajo la Lupa


"Me describe la mirada, me describe el pensamiento, me describe la música en mis oídos, el palpitar de mi corazón y la fuerza de mi respiración, pero lo que mejor me describe es la forma en que contemplo mi mundo"





sábado, agosto 30, 2008

Iluminemos México



Unidos contra la Inseguridad…Porque no podemos seguir permitiendo que nuestro México, nuestro Monterrey, nuestras familias y nosotros mismos sigamos siendo presas del miedo, la incertidumbre y la desconfianza.
Recuperemos nuestro país, nuestra ciudad, que nos devuelvan la seguridad de caminar por las calles, de dirigirnos a nuestros autos en cualquier estacionamiento sin sentirnos paranoicos, de que nuestros hijos jueguen en el parque sin sentirse limitados, de volver a disfrutar nuestras noches fuera de casa…
Hoy en muchas ciudades del país, miles de ciudadanos salieron a las calles a reclamar seguridad, a iluminar México, otros tantos lo hicimos desde el corazón y con el mismo anhelo. Con orgullo, vestidos de blanco y tras una larga caminata a las 20:30 en punto entonaron el himno nacional exigiendo a las autoridades justicia y tranquilidad. Queremos VIVIR...no sobrevivir.

Etiquetas: , ,

Escrito por Patricia a las 10:21 p. m. 2 han enfocado su lupa

miércoles, agosto 27, 2008

Anónima

Triste pero real…me estoy volviendo anónima, he borrado posts y álbumes personales de mi blog, he hecho lo mismo en el facebook además de poner con candados lo que otros pueden ver de mi perfil. Hace tiempo decidí eliminar de mis blogs, aquellos dedicados a mis hijos. La situación, ya no solo en mi país, sino en mi ciudad, una ciudad grande pero que hasta hace algunos años parecía tener como una muralla de protección en donde los habitantes podíamos caminar tranquilamente en la calle, podíamos salir a horas altas de la noche, jugar tranquilamente con nuestros hijos en el parque, entre muchas otras actividades más, ahora se ha vuelto como un caos, el escenario de innumerables historias de robos, secuestros, extorsiones.
Esa muralla de protección parece haber sido derribada o traspasada, y mientras las autoridades, que en realidad también han dejado de ser confiables, deciden como combatir este estado de caos, no nos queda más que volvernos anónimos. He aprendido a salir a la calle y observar mientras conduzco o camino, el más mínimo detalle que me rodea, a observar más a la gente, sus rostros, su lenguaje corporal y donde llevan las manos o hacia donde dirigen la mirada…en otra situación eso podría resultar interesante y enriquecedor, en esta, eso resulta paranoico.
Si de por sí ya me quejaba de que no tenía mucho tiempo para escribir y expresar los que sentía a través de mi blog, ahora siento que me están cortando las alas por el bien de mi seguridad y de la de muchos otros. No hay más que decir, tenemos que hacer algo, por lo pronto se prepara una marcha en las principales ciudades del país para exigir un México seguro y aunque uno pudiera pensar que eso les dará risa a los delincuentes, la verdad es que unido hacemos la fuerza y ejerceremos presión si no a los políticos, sí a la iniciativa privada que son una gran poder en este país.

Etiquetas:

Escrito por Patricia a las 4:26 p. m. 2 han enfocado su lupa

miércoles, agosto 20, 2008

Yo y Cinema Paradiso



¿Por qué siempre lloro cuando veo Cinema Paradiso? No sé. Una de mis teorías es la música emotiva...de hecho cuando me iba a casar y estaba revisando la música que se tocaría de fondo en el momento de los votos tenía como opción dos de mis piezas favoritas, el Cannon de Pachebel o Cinema Paradiso, descarte Cinema Paradiso porque de antemano sabía que mi rímel y maquillaje correrían peligro no tanto por el momento en sí sino por las notas musicales de este tema. (Uff...realmente lamento no haber estado en el concierto de Ennio Morricone en Monterrey)
¿La parte que mas me estremece? Son tres, cuando Toto espera bajo la ventana de su chica amada, cuando regresa a su pueblo tras la muerte de su viejo amigo Afredo, y se reencuentra con su cine ya a punto del derrumbe y definitivamente la escena final, cuando mira todas esas escenas de amor editadas y censuradas guardadas por Alfredo solo para él.
Será que últimamente he visto demasiadas películas de acción y tengo necesidad de emotividad? De romance? …quien sabe...creo que necesito ver Cinema Paradiso para recobrar mi sensibilidad. Por ahora, con tanta acción, me siento como en esa cinta, Equilibrium, (que por cierto también es de accion) en la que los habitantes de la tierra se inyectan dosis de una sustancia rara para no tener sentimientos.
Tal vez en el fondo soy un poco como Toto, que necesitaba ver sus films de besos y escenas de amor para recordar que el romance y los sentimientos existen. Sí, siempre he sido un poco como él en ese sentido, a veces pienso que su personaje era un poco como yo era antes y como a veces necesito vlver a ser.

Etiquetas: ,

Escrito por Patricia a las 10:56 p. m. 8 han enfocado su lupa

lunes, agosto 11, 2008

Sobreviví al Titanic



Me entregaron mi pase de abordar, me convertí en Madame Juliette Lafargue y me transporté al pasado, adentrándome en una de las historias que más han conmovido y asombrado al mundo, la del Titanic.


Como Juliette Lafargue zarpé en el Titanic junto a mi esposo y dos hijas, éramos la única familia de raza negra a bordo del Titanic y viajábamos con destino a Haití para iniciar una nueva vida en la tierra natal de mi esposo, Joseph LaRoche, quien años atrás se había mudado a París con el propósito de obtener una carrera en ingeniería. Nuestros problemas económicos, por la discriminación racial en Francia, y la próxima llegada de un tercer hijo nos orillaron a dejar todo y mudarnos a Haití para que con la ayuda e influencia de mi familia política, Joseph pudiera conseguir un buen trabajo en su ramo.
Jamás pensamos en el Titanic como una opción de viaje, teníamos como regalo de la madre de Joseph cuatro boletos para abordar en el France el 20 de Abril, pero una de las políticas de este barco era que los niños deberían permanecer en una estancia separados de sus padres y no se les permitía entrar a los restaurantes con ellos, Joseph y yo no permitiríamos que nos separaran de nuestras hijas, así que cambiamos nuestros boletos del France al Titanic adelantando nuestro viaje y tomando este majestuoso y nuevo barco en Cherburgo, Francia.
El Titanic era como un monstruo para mi, el camarote de segunda clase que ocupábamos era realmente cómodo y apenas podía sentir que el barco se movía. Era realmente inmenso y apenas podía encontrar el corredor de nuestro camerino. La orquesta frecuentemente amenizaba la estancia de los pasajeros ya fuera en la sala de descanso o durante la comida. Realmente disfrutaba ese fondo musical mientras escribía a mi padre sobre lo asombroso que era viajar en él.
El 14 de Abril, mientras festejábamos que estábamos solo a dos días de llegar a New York el RMS Titanic choco contra un iceberg ocasionando que nos viéramos en la necesidad de abandonar el barco en botes salvavidas. Joseph tomó nuestras joyas y el dinero y lo guardó en su ropa, como solo él sabía hablar inglés, nos encaminó hacia los botes parta arreglar que nos subieran a uno mientras yo, vagamente escuchaba a los músicos tocando en medio del desastre, algunos sobrevivientes dirían después que lo último que escucharon de ellos fue "Nearer, my God to Thee". Mujeres y niños primero era la encomienda, así que de pronto me encontré sola, con mis dos niñas a un lado y un tercer hijo en mi vientre esperando que algún barco viniera a rescatarnos en medio del mar, de la noche, de la nada, mientras mi esposo se hundía junto con el supuesto insumergible barco.

Yo, Juliette Lafargue sobreviví al Titanic.



Es increíble como las historias del Titanic nos siguen conmoviendo, hoy no solo tuve la oportunidad de ver la exposición “Titanic: The Artifact Exhibition”; de contemplar de cerca cientos de objetos rescatados del transatlántico más famoso del mundo como ropa, vajillas, maletas, joyas, muebles, etc; de caminar entre réplicas de corredores, restaurantes y camarotes, sino además de conocer historias y de ser parte de una de ellas, gracias al pase de abordar que recibí en la entrada y el cual llevaba el nombre de Juliette Lafargue en él.





Fuente: www.titanic1.org/people/louise-laroche.asp



Etiquetas:

Escrito por Patricia a las 7:31 p. m. 10 han enfocado su lupa

sábado, agosto 02, 2008

Mis Días de Furia


Supongo que todos tenemos, en algún momento un día de furia…o dos, o tres, todo depende tal vez de la cantidad de horas que duermes, del stress que se genera en tu cuerpo, del calor agobiante e incluso de la gente a tu alrededor que con esos pequeños detallitos que suelen molestarte logran que un día de poca tolerancia en tu mente y cuerpo se vuelvan realmente intolerantes.
Mis últimos días han sido un poco así, al parecer las energías obtenidas del poco sueño que logro recuperar en la noche se gastan después de una hora intensa de tae bo, que si no lo dejo de hacer es simplemente porque es la única cosa que hago para mi misma en todo el día, después vienen esos escasos momentos en los que intento sentarme a tomarme un refresco y una rebanada de pastel que quedó de mi cumpleaños y termino dándome cuenta que ha pasado más de media hora y ni siquiera he llegado a la mitad, le he perdido el sabor al pastel y mi refresco se ha calentado porque el teléfono, que nunca suena, no dejó de repiquetear tan pronto me senté en la mesa o porque mis pequeños dos hijos demandaron mi atención cada dos minutos o porque me acordé que tenía algo que hacer y que si no lo hacía en ese momento me olvidaría de nuevo de hacerlo. He puesto pausa a la misma canción cada medio minuto y al final ni siquiera la terminé de escuchar porque han sido tantas las interrupciones que me olvidé que pretendía escuchar música.
Luego me viene a la mente que esa misma mañana el dentista de mi hijo me ha cobrado el doble de lo que cobran otros dentistas porque tal vez se cree excepcional en lo que hace o simplemente juega con mis miedos de madre así que decido llamarlo para decirle que me ha parecido excesivamente caro y que cancele la cita que hice porque no vuelvo con él…se habrá quedado helado pensando “esta mujer se ha vuelto loca de la mañana a la tarde” pero no me importa y aunque ahora me de risa haberlo hecho al final no resulta más que la verdad y me alegra habérsela cantado. Después de la llamada al dentista recuerdo que debo llamar a una conocida para hacerle una invitación y prefiero omitir la llamada para evitarme el diálogo cortes, el cual no me nace en ese momento.
Esta mañana decidí que dejaría mis rabietas para evitar ver en mi cara el rostro de Michael Douglas tal como salía en Falling Down (Un Dia de Furia) y disfrutaría mi desayuno con amigas pero… siempre hay un pero…media hora después de lo acordado aparecieron apenas la mitad de mis amigas… Tenía ganas de regresarme a mi casa, pero una vez que supe que ya estaban por llegar preferí retirarme del lugar, hacer unas compras pendientes tranquilamente y regresar después, después de haberlas esperado yo por media hora no les molestaría esperarme también, respiraría profundo y con calma llegaría a decirles lo que pensaba y al final no sólo lo hice sino que terminé contándoles de mi fúrico estado de ánimo los últimos días y terminé hasta riéndome de ellos, el mesero se ha de haber extrañado de nuestras risas cuando pedí mi coca regular y me dijo que no tenía y seguramente mis amigas hubieran deseado que el chico se fuera a la tienda de la esquina a comprarme la coca con tal de no ver de nuevo a mi otro yo salir de nuevo.
Habrá sido la presión atmosférica, las hormonas, el stress, la contaminación, el calor, otras cosas o todo junto. Soy humana ¿qué le voy a hacer?

En el Baúl del Ayer: Beverly Hills 90210

Etiquetas:

Escrito por Patricia a las 11:37 p. m. 14 han enfocado su lupa