fb Bajo la Lupa: enero 2008

Bajo la Lupa


"Me describe la mirada, me describe el pensamiento, me describe la música en mis oídos, el palpitar de mi corazón y la fuerza de mi respiración, pero lo que mejor me describe es la forma en que contemplo mi mundo"





martes, enero 29, 2008

¿Que cien años no es nada?


Cien años…todo lo que se puede ver en ese tiempo!!! Todo lo que se puede sentir, pensar, vivir…de cuantas cosas puede uno ser testigo, de cuantos cambios, cuantos avances….quien dijo que cien años no es nada se equivocó, tal vez en la inmensidad del tiempo puede parecer un segundo pero en la vida de una persona lo es todo.

Llegar a los 100 años de edad es una gran bendición, pero hacerlo con la dignidad y con la entereza con la que Mama Tete llegó, es como para dejar maravillado a cualquiera. Mama Tete es la abuelita de mi esposo, una mujer que nació en 1908 y que al pasar su vida vio y conoció tantas cosas de las cuales a veces nos habla como si hubiera sido ayer. Aun conserva la coquetería de una jovencita, sale cada mañana de su habitación vestida y maquillada como si fuera a salir a algún sitio especial aunque solo sea para sentarse en la mesa a desayunar. Le gusta viajar, entre broma y en serio su familia dice que tiene dos maletas en la puerta, una lista para ir a sitios donde hace frío y otra con lo necesario para ir a la playa, a donde sea que vivan muchos de sus nietos que ya han salido del pueblo y han hecho su vida en diferentes ciudades. Le gusta declamar y lo hace sin olvidar ninguna estrofa, ninguna palabra y con una interpretación y entonación que pareciera que ensaya a diario.

Muchas veces nos cuenta historias de gente de muchas décadas atrás, gente que llegó de lejos después de días y meses de viaje y se instaló en el pueblo, recuerda los momentos y situaciones especiales y nos dice hasta donde se encuentran y que hacen sus descendentes actuales, nos puede contar con lujo de detalle como un europeo llegó al pueblo de Xilitla y construyó un castillo extraño que hoy en día es un paraje turístico porque le tocó vivirlo y estar cerca para atestiguarlo.

Mama Tete ha visto crecer a su familia, tiene bisnietos y también tataranietos que ya tienen edad para saber quién es ella y recordarla, si no otros 100 años al menos si otros 70. Yo me imagino que en los últimos años pasaba por su mente el gran orgullo que sería cumplir 100 y eso la mantenía fuerte y rejuvenecida pero ahora que los ha cumplido y después de haber visto lo feliz que se sentía por ser la atracción de la fiesta, recibir tantos regalos y ver que después de muchos años sus hijos y nietos estaban totalmente reunidos no me extrañaría que se proponga vivir muchos años más, y ¿porque no?, ser el motivo de otra gran fiesta de la cual regresara a casa a la 5 de la mañana como lo hizo el sábado pasado.

Etiquetas: ,

Escrito por Patricia a las 7:47 p. m. 11 han enfocado su lupa

martes, enero 22, 2008

Heath Ledger

A pesar de que su fama vino después juntos con papeles mucho más serios en cintas reconocidas por la crítica y por el público, el siguiente video es el que siempre me viene a la mente cuando escucho el nombre de Heath Ledger.
Es una lástima que una vida termine cuando parece que le queda aun mucho camino por recorrer.

Etiquetas:

Escrito por Patricia a las 6:53 p. m. 3 han enfocado su lupa

jueves, enero 17, 2008

Invierno


No me gusta el invierno, siempre termino culpándolo de mis fastidios, de mi ansiedad por comer y de lo que esto genera en mi cuerpo. Esta semana he sacado 10 pantalones de mi closet y los he guardado con la esperanza de volver a meterlos pronto pero lejos de hacer algo para que así sea, solo estoy pensando en qué comer.
No soporto los días fríos, me parece eterno estar en casa, intento leer, escribir, ver algo en televisión, sentarme en el piso a jugar un rato con los niños y aun así las horas se van lentas y si son lluviosos como hoy resulta casi imposible salir a la calle porque todo se vuelve un caos.
Hace un rato traté de tirarme en la cama junto a mi hijo pero me fue imposible, no dejaba de sentir frío y por más que cerrara los ojos mi mente solo pensaba en lo fría que estaba la casa, la falta de un calentador de gas y lo caro que sería encender el eléctrico, además de que la última vez que lo usé por varias horas me causó un problema con la electricidad de la casa y es cuando me gustaría tener uno de esos mamelucos que le pongo a los niños con los que parecen teletubbies.
Recuerdo que alguna vez llegue a casa de una amiga en un día muy frío la vi abrirme la puerta con una pijama que le cubría hasta los pies, al entrar a su casa olía a pan pues con el clima se le había antojado hornear algo….y de nuevo el tema de la comida relacionada al invierno. A mi madre también le dio hoy por meterse a la cocina y hornear algo, yo no sirvo para eso, últimamente a mi me viene mejor abrir puertas y sacar galletas o cualquier otro antojo.
Lo malo es que dicen que los días fríos y lluviosos seguirán hasta el domingo y yo no dejo de ir a la alacena a seguir juntando calorías. Necesito mis caminatas matutinas, si no bajo de peso con eso al menos no me siento tan inactiva.Al final, no sé bien si toda esta ansiedad que traigo la cause realmente el invierno, no me gusta escribir así, leo las líneas anteriores y me leo triste, si al menos saliera un poco el sol, si al menos nevara un poco, digo, que valga la pena el frío no creen? pero a estas alturas del día el caer de las gotas frías en el piso ya hasta me aturden.
Imagen: Out the Window - Oliver Weber
Música: Ingrid Michaelson - Keep Breathing

Etiquetas:

Escrito por Patricia a las 7:52 p. m. 10 han enfocado su lupa

miércoles, enero 09, 2008

Lazos de Amor

“Hay alguien especial para cada uno de noso­tros. A menudo, nos están destinados dos, tres y hasta cuatro seres. Pertenecen a distintas genera­ciones y viajan a través de los mares, del tiempo y de las inmensidades celestiales para encontrar­se de nuevo con nosotros. Proceden del otro la­do, del cielo. Su aspecto es diferente, pero nues­tro corazón los reconoce, porque los ha amado en los desiertos de Egipto iluminados por la luna y en las antiguas llanuras de Mongolia. Con ellos hemos cabalgado en remotos ejércitos de guerre­ros y convivido en las cuevas cubiertas de are­na de la Antigüedad. Estamos unidos a ellos por los vínculos de la eternidad y nunca nos abando­narán.” (Brian Weiss en “Lazos de Amor”)

Terminé de leer “Lazos de Amor” de Brian Weiss y me quedé con una sensación extraña dentro de mí. Hace muchos años leí su libro “Muchas vidas, muchos sabios” y me pasó lo mismo, es como quedar parada en una barda alta tratando de decidir creer y no creer, atrapada entre lo que me dice la lógica y lo que me dice el corazón.
Hace unos días le decía a una amiga que la frase para siempre podía significar mucho tiempo pero no eternamente, pero ¿y si me equivoco? ¿Y si en realidad como dice el fragmento con el que inicio este post estamos ligados a ciertas personas a través del tiempo y el espacio? No sé…pocas veces hablo de este tema tal vez por temor a que me juzguen loca o ignorante, porque mi educación, religión y cultura me ponen ciertos límites, pero después de haber leído tres libros de este autor, muchos sentimientos, vivencias y sueños encajan, ese sentir de pronto que pertenezco a otro sitio, esa identificación con un lugar en específico que me hacía sentir que era parte de mi, esa sensación de reconocer a ciertas personas sin saber quiénes son, esa unión aun más especial con otras que forman parte de mi entorno, mi temor a caer de donde sea, mi miedo a no poder flotar en el agua, mi constante ansiedad aun en momentos de relajación, tantas cosas que a veces no sé de donde vienen y me parecen tan familiares.
Tal vez sea que me gusta pensar que la vida es como una novela romántica, o que no existe el fin sino que tenemos más oportunidades de aprender, de ser mejores, de enmendar errores pasados. Dicen que ver es creer, y como yo no lo he visto o experimentado como el autor del libro y quienes fueron sus pacientes tal vez por eso tengo mis dudas, pero también pienso que no siempre es necesario ver, basta con sentir…sin límites.

“Recuerda que siempre eres amado. Siempre estás protegido. Nunca estás solo. Tú también eres un ser de luz, de sabiduría y de amor. Y nunca serás olvidado. Nunca se te ignorará. No eres tu cuerpo, no eres tu cerebro, ni siquiera eres tu mente. Eres espíri­tu. Lo único que debes hacer es conseguir que tu memoria vuelva a despertar, a recordar. El espíri­tu no tiene límites, ni los límites del cuerpo físico ni los del intelecto o la mente...”
Foto: The Water Goddess - Niko Guido
Música: Vorrei incontrarti fra cent'anni - OT Italia (Quisiera encontrarte dentro de 100 años)

Etiquetas: ,

Escrito por Patricia a las 4:00 p. m. 12 han enfocado su lupa

jueves, enero 03, 2008

Libro Abierto


Por ahora mi vida parece estar como dentro de un torbellino, difícilmente encuentro un momento para escribir, incluso para pensar, cuando deseo hacerlo me vence el cansancio y termino por dejar caer mi cabeza sobre la almohada y solo algún pequeño ruido de alguno de mis hijos me despierta.
Pero el año está empezando y como esta vez ni siquiera tuve oportunidad de pensar en propósitos, al menos quisiera no abandonar tanto este espacio que es de las pocas cosas que me mantienen conectada conmigo misma, con mis sueños, mi realidad y mis locuras.
Me asombra un poco darme cuenta que ni siquiera me he propuesto el viejo tema de “hacer más ejercicio”, o aquel de dedicarme más a mis hobbies o el clásico ponerme a dieta. No, este año todo indica que viviré al día y en parte me inquieta pero así pasa a veces.
El caso es que sin propósitos, durmiendo apenas 6 horas diarias y en plena fase de agotamiento físico me he decidido a no dejar abandonado este sitio, a gritar en él si necesito soltar mi furia o mi alegría, a llorar en él si me hace falta desahogarme, a hablar si necesito escucharme, a perderme en él si necesito encontrarme, a expresarme porque siempre necesitaré expresarme revelando sueños, recuerdos, vivencias, encuentros, desencuentros y esas tonterías que a veces pasan por mi cabeza loca.
Aquí estoy 2008, con el corazón y la mente dispuestos para que empieces a escribir en ellos. Esta vez no hay propósitos, así que querido año, te doy la oportunidad de irme llevando de la mano.


Música: Song for myself - Sheva

Foto: Like an Open Book - Joanna Kustra

Etiquetas:

Escrito por Patricia a las 11:25 p. m. 7 han enfocado su lupa