fb Bajo la Lupa: Ante el Final

Bajo la Lupa


"Me describe la mirada, me describe el pensamiento, me describe la música en mis oídos, el palpitar de mi corazón y la fuerza de mi respiración, pero lo que mejor me describe es la forma en que contemplo mi mundo"





lunes, septiembre 01, 2008

Ante el Final


Dar pasos, aprender a vivir, vivir, caminar hacia el futuro incierto, hacia donde ni siquiera sabemos nos llevará la vida y después cerrar ciclos, concluir, partir, aprender a morir… Me cuesta mucho entenderlo, comprender ese paso final aunque sea la puerta a una vida eterna.
Es asombroso como un par de partidas estos últimos días me traen de golpe muchas más del pasado y a la vez me hacen ver hacia el futuro y cuestionarme muchas cosas que a veces creemos que no tiene caso ni pensar, miro a mi alrededor y veo a la gente que se queda, aquellos que tal vez ven su final más de cerca, quizá por edad o por algo que ya los aqueja, también habrá aquellos a los que tomará por sorpresa. Algunos lloran, otros están tranquilos, habrá quienes hasta sonríen y esa imagen contrasta con lo que yo creí desde niña que era lo normal en una situación así, tal vez, ¿habrá sido que nos enseñaron a temerle en lugar de aceptarla como un paso más en la vida?

Y me sigo cuestionando en todo lo que pasará por sus mentes los instantes, largos o cortos, previos al final, algunas veces he estado cerca de casos en que la partida se veía llegar pero tal vez no lo suficiente como para escuchar o percibir los últimos sentimientos y pensamientos que albergan la mente del desahuciado…¿habré sido muy egoísta por tratar de evitarlo o demasiado cobarde como para ponerme por un momento en sus zapatos?...Eso ni yo lo sé, pero hoy tengo dudas, tengo inquietud porque tal vez en eso radica la tranquilidad, paz y esperanza de celebración que muchos suelen decir que está más allá después de la muerte.
Y por otra parte, no dejo de pensar en quien se queda, en llegar a casa y sentir el vacío en una mesa, en una habitación, no escuchar más la retroalimentación de las viejas charlas. Al final, sin importar las diferencias de cada relación, cada duelo seguramente se vive el mismo silencio. Y sin que la resignación signifique olvido, ¿en que momento aprendemos a vivir sin alguien que de una u otra manera fue nuestro complemento?



Foto: Candle and Loneliness - Josephine Chervinska
Música: Time - Alan Parson´s Project

Etiquetas:

Escrito por Patricia a las 4:47 p. m.

7 Comments:

Es un enigma, nadie sabemos realmente hasta que estamos ahi..las perdidas siempre nos ponen a reflexionar mucho verdad..

11:25 a. m.  

El tiempo lo borra todo, aunque suene a cliché es más que la verdad. El duelo de un luto puede durar meses y hasta años, a veces el recuerdo perdura y el dolor sigue pero la intensidad no es la misma. Aprendemos a vivir con él.

Si ésto te ha pasado recientemente recibe mis condolencias y mis deseos de una pronta recuperación Paty.

Saludos!

3:00 p. m.  

Nunca he sentido directamente ese dolor, pero he vivido lamentablemente en varias ocasiones ya el deceso de familiares muy cercanos y amigos quienes viven ese dolor... yo no sé, me ha costado procesarlo, entenderlo pero sobre todo aceptarlo... lo último es lo que más me cuesta hasta que veo que el dolor es insoportable.

Hay frases que creí nunca escuchar, he visto súplicas de madres hacia los hijos en en tiempo atrás me hubiera parecido inconcebible, he sostenido manos débiles y he llorado muchas partidas. Este año una muy dolorosa, el año pasado dos desgarradoras, tres hace dos años y no sé con esto que te cuento que duele mas... a mi me ha dolido mucho ver como todos se van.

Y sigo sin entenderlo... nunca estamos preparados para ese momento, lo único que queda en nuestras manos es disfrutar nuestro día, hacerlo memorable y si tenemos que partir, al menos sea con la satisfacción que vivimos bien y en base a nuestras propias decisiones.

Te abrazo Patito :)

8:26 a. m.  

Hay Paty sabes es algo que nunca se podra superar mas cuando son pekeños angeles hace tiempo la familia sufrimos la perdida de un angelito muy pekeño pero Dios te conforta y fortaleze aunque uno siempre se pregunte porque? o reclame de ello.


saludos,

12:29 p. m.  

Hay Paty sabes es algo que nunca se podra superar mas cuando son pekeños angeles hace tiempo la familia sufrimos la perdida de un angelito muy pekeño pero Dios te conforta y fortaleze aunque uno siempre se pregunte porque? o reclame de ello.


saludos,

12:29 p. m.  

hola patricia... lamento tus pérdidas, pero ya lo creo que nos hacen pensar y cuestionarnos y nos entristecemos de que no estén más entre nosotros.

Te mando un gran abrazo.

7:58 p. m.  

Hay momentos y momentos.

Yo pienso que la gente grande que ya ha vivido todo, vive sus últimos años como un regalo. Y lo disfrutan a pleno.

Cuando te digo esto, pienso en mi abuela, ella tiene 78 años, mi abuelo falleció hace 8 años y hace 4...también un hijo suyo (mi tío Jorge)....ella los recuerda y los llora, pero agradece seguir viviendo, y agradece compartir este tiempo con quienes la rodean.

Yo creo que cuando uno ha hecho todo lo que debió hacer, ya no tiene deudas, ya no tiene “peros”....solo tiene tiempo extra para disfrutar.


Besito

12:23 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home